¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una respuesta natural de nuestro cuerpo que activa frente a una situación peligrosa o amenazante. Tener ansiedad hace que estemos alerta y mejor preparados para resolver un conflicto o escapar de un peligro. Sin embargo, la ansiedad se convierte en un problema cuando se activa de manera intensa o desproporcionada, ya que en lugar de ayudarnos a solventar un problema dificulta su solución y disminuye nuestro rendimiento.

Ansiedad desadaptativa o disfuncional

Algunos de los principales síntomas que nos indica que la ansiedad que padecemos es desadaptativa o disfuncional son los siguientes:

  • Sensación desagradable y desmotivadora
  • Sensación de malestar físico y psicológico
  • Persiste después de haberse presentado la situación amenazante
  • Aparece de forma espontánea sin aparente motivo
  • Surge ante situaciones que antes no generaban ansiedad
  • Nuestra respuesta ante la situación amenazante es inadecuada, desproporcionada o ineficaz.

Así pues, podemos sospechar que sufrimos ansiedad cuando la preocupación o los síntomas físicos nos afectan en nuestra vida cotidiana, en nuestra actividad académica/laboral o en nuestro entorno social.

¿Qué podemos hacer para prevenir o disminuir la ansiedad?

  • Hablar con amigos o con la familia para relativizar el problema y desahogarse
  • Tratar de aceptar la ansiedad, no intentar ignorarla, puesto que esto último agravaría el problema
  • Practicar alguna actividad física que nos resulte placentera o agradable
  • Asignarnos un espacio diario al ocio y respetarlo, por muy reducido que sea

Ansiolíticos y antidepresivos

Gran parte de las personas que sufren ansiedad acuden al médico de cabecera. En la mayoría de casos se recetan antidepresivos o ansiolíticos. Estos medicamentos deberían tomarse idealmente bajo supervisión psiquiátrica, sólo en casos de ansiedad moderada o intensa y siempre acompañados de terapia psicológica.

Cómo prevenir y reducir la ansiedad

Trabajar las creencias irracionales y las expectativas negativas mediante tratamiento psicológico y desarrollar conductas que favorezcan el afrontamiento de los problemas adecuadamente, es el medio más eficaz para prevenir y reducir la ansiedad.